Las criptomonedas cada vez están más presentes en todos los sectores de la sociedad, pero para generarlas es necesario una gran cantidad de electricidad, un factor de riesgo para su valor en un futuro que debe apostar por la reducción de emisiones. En Cataluña, la empresa Green Data Chain aprovecha los excrementos de una granja de animales para producir esos bitcoins de una manera respetuosa con el medio ambiente.

A simple vista puede parecer una granja cualquiera, pero en ella se generan criptomonedas a través de 16 ordenadores que trabajan día y noche sin pausa gracias a la energía que reciben del biogás para generar el máximo de bitcoins posible.

Por tanto, utilizan un método doblemente verde, porque elimina los excrementos que dejan los cerdos de la granja, ya de por sí contaminantes, y los convierte en energía limpia, suficiente para planificar cuánto se necesita para alimentar los ordenadores.

«El consumo es lineal: sabiendo la potencia que tiene una máquina sabes el consumo que vas a tener durante un mes o durante un año», explica Javi Sorribes, técnico de Green Data Chain, a TVE.

Descarbonizar el planeta:

Según la empresa, no solo logran bitcoins sin contaminar, sino que cada uno que generan equivale a plantar 565 árboles.

«El hecho de que nosotros generemos nuestra propia energía de un residuo que resultaba un problema es una virtud, que además permite entender cómo se puede minar (fabricar criptomonedas) en España de una manera sostenible», explica el CEO de Green Data Chain, Jesús Royo.

Un proceso medioambientalmente eficiente, porque la empresa ha conseguido un balance negativo de emisiones de CO2, con lo que se ayuda a la descarbonización del planeta.

Fuente: Confidencial Digital.

ATT. Equipo Cripto Informativo.