Allie Rae pasó de la industria de la salud a la industria pornográfica, y más recientemente se ha convertido en la empresaria detrás de WetSpace, una suerte de mezcla entre OnlyFans y Pornhub impulsado por criptomonedas.

El año pasado, la enfermera estadounidense Allie Rae se enfrentó a una decisión terminante: o dejar su trabajo soñado en el hospital o borrar su atrevida cuenta en OnlyFans que le estaba generando ingresos mensuales de seis cifras. Ella optó por renunciar a su puesto como enfermera para emprender un nuevo rumbo que la llevaría a donde menos imaginaba: las criptomonedas.

Pasó de enfermera en una unidad de parto y maternidad a ser modelo de contenido sexual en OnlyFans, para luego convertirse en una emprendedora cripto. Rae está construyendo su propia plataforma sin censura donde los creadores pueden cobrar en criptomonedas, sin el temor de sufrir bloqueos bancarios. La joven contó sobre su iniciativa en una entrevista reciente para Magazine, de Cointelegraph. 

De profesional de la salud a modelo para adultos.

La historia de Rae recorrió los titulares de noticia el año pasado después de que su jefe le diera un ultimátum por publicar contenido para adultos en la web. Rae, quien era enfermera en la unidad de cuidados especiales neonatales (UCIN) de un hospital en Boston, empezó a explorar OnlyFans durante la pandemia, después de que un grupo de seguidores en Instagram le propusiera la idea.

De 37 años de edad y madre de tres hijos, ella había visto cómo la actriz Bella Thorne había recolectado una suma de un millón de dólares en la plataforma en solo un día. Decidió probar por sí misma y al final del primer mes, había ganado unos cientos de dólares más que su sueldo mensual de USD $6.500 en el hospital, donde a veces le tocaba trabajar turnos de 14 horas.

La joven, que había empezado con un par de fotos en bikini en Instagram, comenzó a tener éxito en la plataforma subiendo contenido atrevido entre un grupo cada vez mayor de suscriptores. Pero sus empleadores no se mostraron entusiasmados por su nuevo pasatiempo.

Aunque lo mantenía en secreto para evitar conflictos, algunas colegas de Rae encontraron su contenido en línea y lo llevaron hasta la administración del hospital. El asunto pronto generó un ambiente tenso en el trabajo, donde algunas de las enfermeras le pusieron “etiquetas” crueles y la juzgaron con una mirada conservadora.

Después de casi diez años trabajando en lo que le apasionaba, la administración del hospital decidió que “con todo el mundo sabiendo [de su otro trabajo], era una gran distracción en la unidad“. Sus empleadores le dijeron que iba a seguir con su OnlyFans, no podría continuar en el hospital. Rae optó por la primera opción, aunque no sin derramar algunas lágrimas. Ella relató a Cointelegraph:

No estaba mentalmente preparada para irme. Fue muy difícil. Hay muchas lágrimas derramadas en eso. Pero creo que dado lo tóxico que era el medio ambiente y lo juzgada que me sentí, probablemente fue lo correcto.

Cambiar de profesión, o sobre los desafíos financieros.

Pero el choque de cambiar de profesión de un día para otro no fue suficiente. Poco después de haber comenzado a dedicarse por completo a generar contenido sexual en OnlyFans -a veces acompañada de su esposo- Rae se enfrentaría a un siguiente reto.

Es una locura pasar de ser una madre/enfermera suburbana a ser ahora una defensora de la industria del sexo. Quiero decir, es muy, muy diferente. 

La modelo, quien empezó a generar ingresos de USD $200.000 al mes, se enteró poco después de que su historia se hiciera viral entre los canales de noticia, que OnlyFans emprendería algunas nuevas políticas que no le beneficiaban. En agosto de 2021, el servicio de suscripción paga amenazó con prohibir el contenido sexualmente explícito en su plataforma debido a la presión de sus socios bancarios.

La noticia sobre las medidas estrictas, que en su momento generaron gran controversia entre los creadores de contenido de la plataforma, obligaron a Rae a buscar otras alternativas. La investigación la llevó a un callejón sin salida cuando se dio cuenta de que otras plataformas también habían aplicado restricciones similares en el pasado, por las mismas razones.

En 2020, Mastercard y Visa ya habían anunciado que dejarían de procesar pagos a Pornhub alegando la existencia de contenido ilícito en su plataforma. Asimismo, un gran número de actrices y modelos de la industria pornográfica han sufrido bloqueos por parte de bancos y servicios de pago como PayPal.

En ese momento, no entendía completamente la naturaleza de lo que estaba pasando. Pero investigué mucho y comencé a sumergirme realmente en la parte oscura de lo que está sucediendo en términos de las grandes instituciones financieras. La pornografía siempre se ve como un tabú. Pero la cantidad de control que estas industrias bancarias tienen sobre cada plataforma, que se ejecuta principalmente en fiat, es aterradora.

Los bancos son el problema en todos los ámbitos. Y la única solución natural a eso es, bueno: ¿Cómo nos deshacemos de los bancos? Afortunadamente, existen la descentralización y las criptomonedas“, agregó.

WetSpace: de OnlyFans a emprendedora cripto.

Si bien OnlyFans revirtió su decisión poco después, el asunto ya había despertado un interés particular en Rae, quien pronto descubrió que el poder descentralizado que ofrecen las criptomonedas podría ser la respuesta que -sin saberlo- estaba buscando.

Había explorado previamente el espacio de las monedas digitales y los tokens no fungibles (NFT), así que cuando puso las ideas en orden, todo tuvo sentido. La profesional de la salud decidió tomar parte de sus ingresos en OnlyFans para invertirlos en su propio emprendimiento: WetSpace, una plataforma especializada en contenido para adultos e impulsada por criptomonedas.

Rae, quien ha reunido un equipo de veinte desarrolladores para llevar a cabo el proyecto, cree que las criptomonedas son perfectas para mantener el anonimato; especialmente para aquellos usuarios que quieren registrarse pero no pueden permitirse el lujo de tener una entrada de OnlyFans en sus registros bancarios.

La interfaz de WetSpace será una combinación entre Instagram y OnlyFans. Cobrará a los creadores un 15% de sus ingresos y ofrecerá a sus creadores la capacidad de elegir sus pagos entre una variedad de stablecoins y criptomonedas en diferentes cadenas de bloque, para hacer frente a las altas tarifas de transacción. A diferencia de OnlyFans, que cobra una comisión de 20%, los creadores de la plataforma recibirán su dinero al instante y no tendrán que preocuparse por devoluciones de cargo, bloqueos o restricciones bancarias.

WetSpace, que se espera se lance en versión beta este febrero, también está trabajando para integrar una función NFT a mediados de año. Mientras tanto, el camino de Rae no ha acabado. Con más de 118.000 seguidores, la enfermera se ha convertido en una influencer reconocida, así como en una exitosa emprendedora que espera impactar en toda la industria para adultos.

Fuente: DiarioBitcoin por

ATT. Equipo Cripto Informativo.